La unión hace la fuerza: Estimados padres, estudiantes y profesores

Publicado por MarketingPolitico en

Share Button

La unión hace la fuerza: Con la declaración de la pandemia a causa del nuevo Coronavirus COVID-19, la comunidad educativa (estudiantes, profesores, familia) ha tenido varios problemas.

Tras la emergencia y el cambio de modalidad educativa, entre la comunidad se ha generado diversos enfrentamientos, se han dichos cosas muy feas entre padres, profesores y estudiantes.

Esto tal vez, por el cambio drástico que hemos tenido que afrontar. Lastimosamente, pocos, han sido las experiencias donde en vez de hablar mal y criticar se ha decido trabajar en equipo.

La unión hace la fuerza

Los diversos factores y enfrentamientos no permiten caer en cuenta que la única manera de salir de esta situación es unirnos y ayudarnos entre todos.-

No es el momento de las críticas, los rencores y las ofensas, puesto que si queremos una educación de calidad debemos avizorar le mismo horizonte y los mismos objetivos, hoy y después de la pandemia.

No es tiempo de señalar, gritar, ofender o hacer sentir mal a los demás, es tiempo de generar espacios y procesos de escucha, proposición, comprensión y apoyo mutuos.

Recordemos que la unión hace la fuerza y lo que necesitamos en la comunidad educativa es de empatizar, sensibilizar, colaborar, motivar y cuidar unos de otros.

Los cambios que llegaron fueron drásticos y no es culpa del profesor, el estudiante o la familia. Fueron circunstancias impredecibles que nos toco vivir.

Extrañamos la educación en el aula

Para todos es algo extraño que las aulas estén vacías, algunos profesores extrañan dictar clases, las familias extrañan que sus hijos vayan a las escuelas, a todos nos falta la magia de la enseñanza aprendizaje.

Sin embargo, la crisis es una oportunidad para aprender otras habilidades, por ejemplo, gestionar y manejar herramientas TIC, que apuntan a otro modo de enseñanza y aprendizaje.

Además, este tiempo y la distancia con las aulas, permite que la comunidad educativa en su conjunto realice un ejercicio para reflexionar, investigar y aprender sobre distintas mejoras educativas útiles para todos.

Esto ha permitido autoevuarse, preguntarse si se ha dado la mejor versión como educador, profesor, estudiante o padre de familia.

Tras esa evaluación, los resultados darán premisas para mejorar la educación y apuntar a procesos de calidad, encontrando puntos de apoyo para la construcción colectiva.

La educación es una tarea de todos

Ya no es válido decir: «levo a mis hijos al colegio para que los maestros se encarguen de su educación y yo tenga que hacer lo mínimo al respecto, porque tengo que trabajar».

La escuela no es responsable de todo, aunque si es clave para resolver y orientar en procesos de la vida.

Por otro lado, también existen educadores y profesores que van a clases para ver como pasan las horas y esperan el fin de mes para recibir su salario. Tampoco es así.

Cabe recordar, que hay estudiantes y padres que deben luchar y trabajar fuertemente para financiar su educación.

La educación, por tanto, es una responsabilidad de la comunidad educativa en su conjunto y no puede realizarse por separado.

La unión hace la fuerza y permite la conexión emocional

Tras lo sucedido, varios profesores se han dado cuenta que aquello que más valor tiene es la implicación emocional con los alumnos.

Muchos saben, ahora, que los deberes, las lecciones, los exámenes quedaron en segundo plano.

Ya comprendimos que lo más valioso es trabajar unidos por el bienestar completo de los estudiantes y sus familias.

Esta experiencia, definitivamente, nos enseñó que debemos cambiar las metodologías educativas para afrontar la vida misma desde la educación emocional inspirada en valores.

Finalmente,  los contenidos son importantes pero la compenetración con los alumnos es fundamental para la enseñanza-aprendizaje.


MarketingPolitico

Nací el 1 de enero de 1984. Mi infancia fue una de las mejores, la viví junto a mi familia en los hermosos y verdes campos de la vereda San Marcos del municipio de Pupiales, donde aprendí el valor insuperable del campesino y su sabiduría A los seis años ingresé a estudiar mi primaria en la Escuela Rural Mixta San Marcos, que está ubica a cinco minutos de la casa de mis abuelos, donde crecí y compartí varios años de mi vida. A los 11 ingresé al bachillerato en el Colegio Departamental Los Héroes donde perfilé mi destino y decidí al final, estudiar Comunicación Social-Periodismo en la ciudad de Pasto. Me gradué como profesional el 1 de diciembre de 2006. En el 2009, la Universidad Andina Simón Bolivar, sede Ecuador, me concedió una beca completa para estudiar la maestría en Estudios Latinoamericanos, la cual terminé en el 2009. También obtuve una beca para realizar mi tesis de maestría. Mi vida profesional está marcada por experiencia como consultor, docente y actualmente, emprendedor y empresario de Nariño-.