Aplicaciones que te ayudan a reducir tu adicción al celular

Publicado por MarketingPolitico en

Share Button

Adicción al celular. Antes de la creación del teléfono celular, la comunicación, información e interacción fluían naturalmente, existía la necesidad de generar contacto y el teléfono fijo era la solución, después aparecieron otros sistemas tecnológicos como el beeper, pero no tuvieron el auge que en los últimos 15 años ha generado el teléfono móvil junto con otros servicios instalados en el mismo aparato electrónico.

Reducir tu adicción al celular

Esa absorción del tiempo y mente junto a pensar que sin él la vida se complica son ideas equivocadas que han producido alejamiento social, y hasta el punto del reemplazo de expresiones afectivas, por ello ahora, ya no se dice lo siento, cuando se ha incurrido en un error, se envía “una carita triste” y asunto arreglado o cuando alguien ha tenido un acierto, un triunfo, la imagen con el dedo índice para arriba extraído del teléfono reemplaza el gesto humano.

Lea: Enfermedades que pueden producir el uso del celular en los niños

Sí bien, hoy en día, portar un móvil es una necesidad, ésta fue creada porque en el pasado existían formas de establecer diálogo que en el presente ya no existen y sí a esa aparente necesidad se le suma la adicción de otros servicios como internet en el bolsillo, chat, redes, juegos, la dependencia aumenta a la par que el robo del “consentido aparato”.

Enfocar la mente hacia otras formas que buscan disminuir el uso del celular debería ser una prioridad y las nuevas medidas deberían implementarse en las horas destinadas al almuerzo o cena donde apagar el teléfono debe ser una obligación o por lo menos mantenerlo en vibración por alguna emergencia que pueda presentarse.

Desconectarse por lo menos durante un periodo de tiempo y retomar actividades que en tiempos pasados permitían vivir momentos de esparcimiento y en familia se convierte en otras alternativas para dejar el celular a un lado.

En el contexto laboral, familiar todo está bajo un plan, entonces también debería diseñarse uno para no acceder al celular, el cual podría consistir en dinámicas que busquen salir de la rutina tecnológica mediante estrategias como la creación del día sin celular, desactivar algunas notificaciones, reemplazar los juegos del móvil por otros que no creen “tanta interacción digital”.

Lea: Reducir el estrés y la ansiedad usando los colores en la casa y escuela

Llegar al extremo de considerar la existencia de una adicción es un comportamiento que preocupa y a pesar de ser una herramienta muy importante, tampoco es correcto afirmar que es casi indispensable salir de casa sin él.

Es apremiante dar pautas para usar sanamente el móvil, éste posibilita no solo ser más productivo, sino que permite abrir las puertas para no perder el horizonte de la vida y enfocarlo hacia otros aspectos que han quedado relegados por el impacto de esta tecnología.

Psicológicamente esta adicción al móvil se denomina  nomofobia. trastorno que se da por el miedo a salir de casa sin el teléfono móvil, este padecimiento genera

un estado de ansiedad cuando se presentan situaciones “negativas” como quedarse sin batería en la calle y sin posibilidad de cargarlo o frustrarse al olvidar el móvil en la casa cuando las personas ya se dirigen al trabajo.


MarketingPolitico

Nací el 1 de enero de 1984. Mi infancia fue una de las mejores, la viví junto a mi familia en los hermosos y verdes campos de la vereda San Marcos del municipio de Pupiales, donde aprendí el valor insuperable del campesino y su sabiduría A los seis años ingresé a estudiar mi primaria en la Escuela Rural Mixta San Marcos, que está ubica a cinco minutos de la casa de mis abuelos, donde crecí y compartí varios años de mi vida. A los 11 ingresé al bachillerato en el Colegio Departamental Los Héroes donde perfilé mi destino y decidí al final, estudiar Comunicación Social-Periodismo en la ciudad de Pasto. Me gradué como profesional el 1 de diciembre de 2006. En el 2009, la Universidad Andina Simón Bolivar, sede Ecuador, me concedió una beca completa para estudiar la maestría en Estudios Latinoamericanos, la cual terminé en el 2009. También obtuve una beca para realizar mi tesis de maestría. Mi vida profesional está marcada por experiencia como consultor, docente y actualmente, emprendedor y empresario de Nariño-.