Alimentos pránicos ¿cuáles no debes comer? Calabaza blanca

Publicado por MarketingPolitico en

Share Button

Alimentos pránicos ¿cuáles no debes comer? Calabaza blanca

Según la dieta Yóguica, la cultura india, habla de los alimentos pránicos los cuales sirven para nutrir la mente, el cuerpo y el alma.

Los alimentos pránicos se clasifican en tres tipos, según su función o efecto en la cantidad de energía vital o prána que contienen.

Desde la creencia hindú, el prana es una forma cósmica de energía, energía primaria, que se denomina vida o aliento que está presente en todas partes. Así, cuando el prana está en una persona se convierte en vida y cuando no lo está, cuando abandona el cuerpo, se representa en la muerte.

El concepto de comida pránica se concibe desde la dieta yòguica, que surge de los textos ayurvédicos. El ayurveda es una práctica medicinal tradicional que se realiza en la India y que habla de la dieta.

Alimentos pránicos

En este sentido, los alimentos pránicos se clasifican en tres categorías:

Alimentos pránicos positivos: contienen y despiertan energías vitales, según Sadhguru, son los que tienen una energía positiva que recarga la mente, el cuerpo y el alma. Mantienen muy calmados los nervios y permiten una concentración mental.

Por lo general, son alimentos orgánicos, frescos, enteros y que no tienen procesamiento. Que se cultivan y cosechan en lo local, cerca, en la huerta.

Se debe tener en cuenta que, algunos procesos, como el cocinarlos, puede reducir o aumentar el prana, por eso, se recomienda consumirlos crudos.

Algunos de ellos, son las frutas, verduras, cereales integrales, frutos secos y legumbres. Entre ellos, se destaca la calabaza blanca, calabaza de cera, melón de invierno, chilacayote, ayote, zambo, cabello de ángel, mexicano, bolo, chiverre.

Alimentos pránicos neutros: aquellos que ni aumentan ni disminuyen la energía vital, según Sadhguru, se consumen sólo por el sabor, olor o el letargo.

Alimentos pránicos negativos: están cargados de energía sedante o estimulante que desaparece muy rápido. Es decir, tienen energía, pero no del tipo de energía vital o prana.

Se considera que este tipo de alimentos, roban el prana y provocan nerviosismo, falta de energía a largo plazo, inquietud mental, conciencia apagada.

Así, por ejemplo, se encuentran: los alimentos demasiado salados, picantes o ácidos, como la cebolla, el ajo, el café, el té, el chile, el alcohol, las carnes rojas, las berenjenas.

Finalmente, desde lo científico, de acuerdo a varios estudios, se considera que los alimentos pránicos positivos tienen grandes nutrientes que pueden ayudar a mantener una dieta saludable y a mejorar la salud.


MarketingPolitico

Nací el 1 de enero de 1984. Mi infancia fue una de las mejores, la viví junto a mi familia en los hermosos y verdes campos de la vereda San Marcos del municipio de Pupiales, donde aprendí el valor insuperable del campesino y su sabiduría A los seis años ingresé a estudiar mi primaria en la Escuela Rural Mixta San Marcos, que está ubica a cinco minutos de la casa de mis abuelos, donde crecí y compartí varios años de mi vida. A los 11 ingresé al bachillerato en el Colegio Departamental Los Héroes donde perfilé mi destino y decidí al final, estudiar Comunicación Social-Periodismo en la ciudad de Pasto. Me gradué como profesional el 1 de diciembre de 2006. En el 2009, la Universidad Andina Simón Bolivar, sede Ecuador, me concedió una beca completa para estudiar la maestría en Estudios Latinoamericanos, la cual terminé en el 2009. También obtuve una beca para realizar mi tesis de maestría. Mi vida profesional está marcada por experiencia como consultor, docente y actualmente, emprendedor y empresario de Nariño-.