5 falencias que puede tener un profesor al realizar una clase virtual

Publicado por MarketingPolitico en

Share Button

La clase virtual llegó sin avisar a miles de profesores que manejaban la metodología de la educación presencial.

Hoy, el trabajo del educador exige mayores procesos interdisciplinarios, transdiciplinarios que combinados con la investigación y las herramientas tecnológicas se lograr ofrecer una educación virtual en los diferentes niveles del saber. Las habilidades pedagógicas del profesor se manifiestan con el uso innovador de técnicas enseñanza.

Sin embargo, expertos sostienen que los sistemas educativos, al menos, de Latinoamérica, aún no están preparados para el cambio de la educación presencial a la virtual, por diversos factores que van desde las relaciones humanas hasta el acceso a Internet.

Serían, al menos cinco los problemas generales que hacen fallar una clase virtual de un profesor.

Fallas para realizar una clase virtual

Conexión Insuficiente para una clase virtual

Para nadie es un secreto que en la web 2.0 y en los repositorios de los Ministerios de Educación existen plataformas que ofrece recursos pedagógicos, aplicaciones y demás herramientas para lo virtual, pero ello no garantiza tener las competencias para generar, de la noche a la mañana, educación virtual.

A ello, se suma la conectividad a Internet. No todos los estudiantes tiene acceso a Internet, es más, algunos ni siquiera tienen computador o smartPhone, especialmente, aquellos alumnos que viven en sectores rurales donde los servicios básicos son reducidos.

Por otro lado, se suma la situación económica de las familias que, en su mayoría, no les alcanza para adquirir un plan de datos o un plan de Internet. La realidad demostró que millones de familias tiene que salir a trabajar todos los días para poder comer.

Por ejemplo, Marcela Varas académica de la Universidad de Concepción de Chile,  insiste «que las condiciones mínimas para la educación virtual son contar con un espacio tranquilo, un dispositivo adecuado –notebook, tableta o computador de escritorio con una pantalla de buena resolución–, con una buena conexión a Internet, estable y con un ancho de banda de unos 512Kb».

Capacitación insuficiente

Otra de las realidades que no se pueden negar son las competencias por parte de los educadores a la hora de hacer una clase virtual. Una gran parte de los profesores fueron preparados para hacer clases presenciales y no virtuales, y esto se evidencia con aquellos que tiene más edad que son menos digitales.

«Los profesores de todos los niveles educativos, incluidos los de educación superior, no están capacitados. La gran mayoría no posee competencias para una docencia online efectiva. Algunos han sido tutores de cursos online, pero no es lo mismo. El diseñar espacios virtuales no es sencillo, se requiere formación y experiencia», cita Marco Fajardo.

El hecho de contar con herramientas, aplicaciones y contenidos digitales no garantiza que la educación virtual sea posible, al menos en el corto plazo. Además, el modelo tradicional está tanto en profesores como estudiantes. Sería complicado adaptar a los alumnos a desarrollar un aprendizaje autónomo sin la presencia del educador.

Contenidos a enseñar para una clase virtual

Otra dificultad que impide al profesor desarrollar una clase virtual exitosa es que algunas materias necesitan de lo presencial, de las relaciones interpersonales como las sociales, y otras que requieren de la experiencia y la práctica como las artes, la salud, la física que requieren de laboratorios.

Sin duda, a virtualidad acaba con la socialización, la relaciones personales, las vivencias, las emociones, pues el proceso educativos de enseña-aprendizajes es más que enviar contenidos.

Métodos de enseñanza

 Existen varios métodos para la enseñanza virtual como video, conferencias, chats, mails, foros, blogs y creación de videos, entre otros para compartir materiales y para la discusión y retroalimentación, se pueden usar videollamadas, audiollamadas, foros de discusión, correos electrónicos; sin embargo, el acceso a las diferentes plataformas y el uso de las mismas por parte de estudiantes y educadores son la limitación existente en miles de instituciones educativas.

Los docentes y los alumnos deben empezar a conceptualizar que se deberá hacer un cambio y que la escuela no será misma, pues se deberán promover las clases al revés

Dificultad por Niveles para una clase virtual

Los métodos de enseñanza y las herramientas que se pueden utilizar la educación virtual dependerán del nivel educativo de los estudiantes, pues entre menor es la edad, mayor es la dificultad para retener su atención.

«La educación primaria pone en contacto al niño o niña con los aprendizajes y contempla la enseñanza de hábitos, socialización, respeto, corresponsabilidad, que en forma virtual es más difícil de modela»,

Finalmente, la situación actual de la educación es que la puerta a la virtualidad está muy cercana y los sistemas educativos deben esforzarse por garantizar acceso a conectividad; capacitación docente, cambio de paradigma que permita a los jóvenes organizar su tiempo y puedan adquirir responsabilidad con su proceso educativo.


MarketingPolitico

Nací el 1 de enero de 1984. Mi infancia fue una de las mejores, la viví junto a mi familia en los hermosos y verdes campos de la vereda San Marcos del municipio de Pupiales, donde aprendí el valor insuperable del campesino y su sabiduría A los seis años ingresé a estudiar mi primaria en la Escuela Rural Mixta San Marcos, que está ubica a cinco minutos de la casa de mis abuelos, donde crecí y compartí varios años de mi vida. A los 11 ingresé al bachillerato en el Colegio Departamental Los Héroes donde perfilé mi destino y decidí al final, estudiar Comunicación Social-Periodismo en la ciudad de Pasto. Me gradué como profesional el 1 de diciembre de 2006. En el 2009, la Universidad Andina Simón Bolivar, sede Ecuador, me concedió una beca completa para estudiar la maestría en Estudios Latinoamericanos, la cual terminé en el 2009. También obtuve una beca para realizar mi tesis de maestría. Mi vida profesional está marcada por experiencia como consultor, docente y actualmente, emprendedor y empresario de Nariño-.