23 significados poderosos de la Calabaza Blanca

Publicado por MarketingPolitico en

Share Button

Significados poderosos de la Calabaza. La calabaza es un fruto que se utiliza para infinitas recetas gastronómicas y se considera como un símbolo en la noche de Halloween, especialmente, la calabaza amarilla que en países como Colombia se conoce como Zapallo o Auyama.

Sin embargo, el tipo de calabaza blanca que es característica en el clima frio o que se produce por encima de los 1.200 metros sobre el nivel del mar, guarda un significado histórico, cultural, gastronómico y mítico que pocos conocen.

Significados poderosos de la Calabaza

Este tipo de calabaza es la memoria viva de los abuelos porque ella recuerda las historias de su niñez, las anécdotas cuando se sentaban alrededor del fogón y escuchaban las conversaciones de sus padres.

La calabaza es uno de los alimentos que siempre estuvo en la dieta de los abuelos, en los sectores rurales, se consumía, al menos dos veces en semana, con leche, en sopa, en dulce.

Casi todas las familias tenían una planta de calabazas en su finca, en las hileras o zanjas, o la sembraban en medio de los cultivos de maíz.  Cuando no tenían calabazas, visitaban a los amigos para cambiarla por otros productos, hacían trueque.

En raras ocasiones, se compraban las calabazas porque este fruto era sinónimo de amistad, confianza y solidaridad. Cuando nuestros abuelos iban a otras familias, se sumaban como yapa una o varias calabazas.

Además, un significado hermoso de la calabaza es que es sinónimo de fertilidad, abundancia y prosperidad, por eso, cuando alguien te regala una calabaza significa que te desea lo mejor, de todo corazón.

La calabaza es sinónimo de humildad porque es un fruto relacionado con la tierra, con lo más simple y sin nada a cambio.

Entre más templado el clima, más harinosas, más secas, más óptimas para hacer el dulce, especialmente, el tipo de calabaza de color blanco o crema.

La calabaza blanca es sinónimo de salud porque es un fruto orgánico que crece de manera silvestre y convive con el maíz. Es misteriosa porque crece donde ella quiere y no donde el campesino la siembra.

Este tipo de calabaza se considera que absorbe las energías negativas, por eso, nace en lugares impredecibles, principalmente, a las entradas de las viviendas.

La calabaza blanca es uno de los frutos que nos enseña que el bien común es posible y que lo público es posible, por ejemplo, cuando es tiempo de calabazas, entre marzo y mayo, las plantas dan sus frutos en espacios públicos o semiprivados, los frutos están disponibles para quien quiera cosecharlos. Las personas cosechan dos o tres calabazas y dejan las demás. Cuando se cosechan, la gran mayoría trata de no estropear la planta para que el próximo año de igual o más frutos.

La calabaza es sinónimo de cultura porque hace parte de la esencia de lo que somos, así no nos guste, sabemos que, a nuestros abuelos, padres, hermanos, hijos si les gusta y que está relacionada con las prácticas ancestrales y modernas de la gastronomía. En varios eventos, es común que de postre te ofrezcan dulce de calabaza por la simple razón de que es saludable, orgánica y simboliza la cultura y la memoria de quienes nos dieron la vida.

Algunos relacionan la calabaza con lo negativo o con estereotipo de inferiorización cuando hacen comparaciones de calabazo con una persona tonta, o con quien come calabaza para referirse de manera despectiva, esto se da por el desconocimiento y la raíz colonial que padecen algunas personas como herencia del colonialismo, el cual reemplazo los significados locales por los europeos.

En definitiva, la calabaza blanca representa nuestra vida misma, cuando nos referimos a ella, nos referimos a nuestros abuelos, padres quienes se alimentaron de este fruto y quienes, junto a nosotros, sin duda alguna, somos hijos de la calabaza blanca.


MarketingPolitico

Nací el 1 de enero de 1984. Mi infancia fue una de las mejores, la viví junto a mi familia en los hermosos y verdes campos de la vereda San Marcos del municipio de Pupiales, donde aprendí el valor insuperable del campesino y su sabiduría A los seis años ingresé a estudiar mi primaria en la Escuela Rural Mixta San Marcos, que está ubica a cinco minutos de la casa de mis abuelos, donde crecí y compartí varios años de mi vida. A los 11 ingresé al bachillerato en el Colegio Departamental Los Héroes donde perfilé mi destino y decidí al final, estudiar Comunicación Social-Periodismo en la ciudad de Pasto. Me gradué como profesional el 1 de diciembre de 2006. En el 2009, la Universidad Andina Simón Bolivar, sede Ecuador, me concedió una beca completa para estudiar la maestría en Estudios Latinoamericanos, la cual terminé en el 2009. También obtuve una beca para realizar mi tesis de maestría. Mi vida profesional está marcada por experiencia como consultor, docente y actualmente, emprendedor y empresario de Nariño-.